FE COMPARTIDA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Son muchas las referencias que a lo largo de estos días vamos haciendo sobre la misión que realizamos, actividades varias, gastronomía, lengua del país, etc. Pero si la acción no la llevamos al plano espiritual se queda en un mero altruismo, que es significativa pero vacía de contenido.

De ahí que nos esmeremos en procurar espacios que nos ayuden a compartir la fe. Cada mañana al clarear el nuevo día nos encontramos para orar y dar gracias por la oportunidad y el regalo que supone vivir esta experiencia.
Siguiendo el libro “Ante Ti”, como ayuda para conectar con la transcendencia. Esto supone también una inyección para comenzar la jornada con ilusión, y para que nuestra relación con los pacientes sea más fructífera.

DSC02924Al finalizar nuestra tarea de la tarde, acudimos a la parroquia del barrio a compartir la Eucaristía con la gente del pueblo, donde en un ambiente más sereno y festivo ponemos en manos del Señor, lo que ha sido la actividad del día, las personas que nos hemos encontrado, las situaciones de las que hemos formado parte, los sufrimientos y las alegrías de las familias. En definitiva, damos gracias por el don de la vida.

El hecho de vivir una experiencia en un país extranjero nos invita a programar el día sin espacios en blanco, donde está todo muy organizado, aprovechando al máximo las horas.

DSC02930Pero no debe ser así, sino que tenemos que buscar momentos para reflexionar, reposar y cuidar de nosotros mismos y del grupo. De ahí que recordando el pasaje evangélico de Marta y María: …María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres…” (Lc. 10,39), descubrimos que todos necesitamos para crecer un equilibrio entre las dos partes (acción – contemplación) consolidando nuestra vida como cristianos.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ramón Martín
    Ago 13, 2013 @ 08:16:32

    Esto sí que es una experiencia completa, amig@s. En una eucaristía dominical con los usuarios de San Boi manifestáis el objetivo de vuestra marcha a Piura y recibísteis la pequeña cruz de madera como signo del envío. Y hoy nos comentaís cómo vivís la sorpresas y los motivos de gozo y de sufrimiento humano que percibís cada día, en un marco espiritual y de oración al empezar y al acabar el día. Enhorabuena por todo ello. Esa actitud es seguramente mucho más rica que la de unos interesados turistas o el trabajo de unos jóvenes solidarios.

    Responder

  2. ISABEL RESCALVO
    Ago 13, 2013 @ 14:46:53

    HOLA QUE TAL ESPERO QUE BIEN.QUE IGLESIA MAS ADORNADA VEO QUE VUESTRA FE ES MUY BUENA PARA LA GENTE DE ALLI ME ALEGRO MUCHO. HERMANITA HOLA. CUIDAROS

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una ilusión, un camino: SUCRE

El gran día16/07/14
El gran día está aquí

Una ilusión, un camino: PIURA

El gran día26/07/14
El gran día ha llegado
A %d blogueros les gusta esto: