SENTIR EL ABRAZO DE DIOS

DSC02680El pasado miércoles 28 de agosto, el grupo ponía fin a la experiencia de voluntariado en Piura. Después de lo que imagino fue una despedida emotiva, partió hacia el aeropuerto y a estas alturas ya todos disfrutan de la vuelta a la normalidad, pero con un rico bagaje a las espaldas.
Para mí no fue así. Dios tenía otros planes. Aunque la experiencia en Perú ha sido buena, yo tuve que marchar de manera apresurada el domingo anterior, porque en casa las cosas no iban bien, mi padre estaba enfermo. Y murió antes de que yo llegara. Todo forma parte del misterio de la vida, que muchas veces no entendemos.

DSC02658Me fui sin despedirme de casi nadie, con un profundo dolor en el corazón y en el alma que difícilmente puedo explicar. No obstante, el amor del Padre supera con creces mis expectativas y no me queda más remedio que agradecer la forma en que se manifestó a través de las personas en esos momentos de mi vida.

DSCN0634De no haber sido por los Hermanos de San Juan de Dios (especialmente Edu, Félix y Ángel), quizá habría estado perdida y sin fuerzas en Lima hasta no sé cuándo, las Hermanas se pusieron a mi disposición y tuvieron presente en sus oraciones a mi familia, mis compañeras de voluntariado me despidieron con el calor y el apoyo de un sincero abrazo. Al llegar a España, mis amigos cuidaron de mí con infinita paciencia y ya en el pueblo, no podría enumerar la gente que me esperaba y que me acogió con los brazos abiertos. ¿Cómo pagar al Señor todo el bien que me ha hecho? Él puso la herida, Él puso la medicina. Gracias.

DSCN0364También agradecer a las personas que han quedado en Piura el tiempo compartido y todo lo que he aprendido de ellas. Desde aquí un fuerte abrazo.

Para acabar voy a hacer mío un anónimo brasileño que refleja exactamente cómo me he sentido estos últimos días:

Esta noche tuve un sueño.
Soñé que caminaba por la playa
en compañía del Señor.
En la pantalla de la noche se proyectaban
todos los días de mi vida.

Miré hacia atrás y vi
que por cada día de mi vida proyectada en el filme
aparecían huellas sobre la arena:
una huella mía y otra del Señor.
Seguí caminando adelante, hasta que
todos mis días se agotaron.

DSC02598
Me paré entonces, mirando hacia atrás,
y vi que en algunos sitios
había sólo una huella…
Coincidían estos sitios con los días
más aciagos de mi vida:
los de mayor angustia, los de miedo mayor y los de mayor dolor…

Y pregunté entonces:
“Señor, tu dijiste que ibas a estar conmigo
todos los días de mi vida,
y yo acepté vivir contigo.
¿Por qué me dejaste solo,
justo en los peores momentos de mi vida?”

Y el Señor me respondió:
“Hijo mío, yo te amo. Te aseguré que estaría contigo
a lo largo de todo el camino,
y que no te dejaría solo ni un segundo…
Y lo he cumplido…

Los días en que has visto una huella sola sobre la arena,
han sido los días en los que te he llevado en mis brazos
”:

De mi parte y también de mi familia, GRACIAS.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios

Una ilusión, un camino: SUCRE

El gran día16/07/14
El gran día está aquí

Una ilusión, un camino: PIURA

El gran día26/07/14
El gran día ha llegado